Iraila.

by txantxez on 08/9/2014

Iraila es septiembre en Euskera, o quizás setiembre, que ahora dice la RAE que es correcto.

El mes de la vuelta al cole y las colecciones estúpidas en todos los kioskos. El mes de la ropa de abrigo en Inditex mientras tenemos máximas de 30 grados y las playas siguen prácticamente llenas. El último mes en el que nos podremos poner el polo Fred Perry. Y el caso es que aunque anochezca a las ocho, por la mañana llevemos rebequita y la televisión y el resto del mundo se empeñe en lo contrario, septiembre aún es verano, copón.

Es el mes de las prisas. Todavía no se ha incorporado todo el mundo del parón de agosto y apenas quedan tres meses para el parón de navidad. Gente que quiere reunirse urgentemente, gente que tiene que cerrar los objetivos a los que ni se ha acercado en primavera, gente que pivota, gente que arranca con muchísima energía y gente con depresión postvacacional, con la mirada perdida, aún con arena en el ombligo que llora muy fuerte repasando las fotos que hay en su móvil.

Ese último soy yo.

Se me hicieron demasiado cortos los siete maravillosos días que pasé en Mallorca. Y sin apenas tiempo de disfrutar del regustillo de las playas más increíbles del mundo, acabo con mis huesos en un vuelo de 11 horas con destino a la cuna del tequila.

Si tenéis ganas de envidar y discutirme lo de las playas más maravillosas del mundo, os aviso de que tengo más reyes que vosotros y os pienso aceptar el órdago. Pocas costas nacionales me quedan por explorar, y de las internacionales no voy corto precisamente (México, Tailandia, Hawaii, California, Cuba, Croacia…), pero no he visto en mi vida cosa igual que las calas de Mallorca. Ojalá me perdonen mis amadas Laga y Azkorri.

Os decía que crucé el atlántico a por tequila, aunque lo único que he bebido por allí ha sido mezcal. El caso es que me parece más suave, es mucho más barato y qué narices, está de moda

A lo que íbamos, que no es otra cosa que desgraciadamente, ha llegado ya septiembre.

Y cuando empiece a levantar cabeza llegará ‘otubre’.

Siempre digo que para mi éste es el mes en el que comienza el curso, que me gusta cerrar los años en septiembre más que en diciembre. Hacer balance. Nuevos proyectos, nuevas ideas, nuevos objetivos, nuevas ilusiones. Este año llego con las fuerzas muy justas. 

Los que hacéis esto a final de año, corred. Corred muy rápido. Os quedan tres meses para cumplir todo lo que os habíais propuesto cuando comenzó el año. Da igual si queríais dejar de fumar, empezar a correr, aprender algo nuevo o viajar a algún sitio remoto. Ya vais tarde, deberíais haber empezado hace días, si no semanas. Siento ser tan alarmista pero en nada empezarán a caerse las hojas, pasará Halloween, vendrá el invierno e instalarán las luces de navidad en El Corte Inglés.

Y qué queréis que os diga, no he podido cumplir ni con la mitad de los objetivos que me marqué el curso anterior, pero por lo menos, me queda un gran consuelo: yo amo el invierno. Y para que no os quede ninguna duda, os lo repito otra vez: amo el invierno.

Sin más, ahora mismo sólo me queda intentar cerrar los ojos y conciliar el sueño. Si lo consigo, despertadme cuando termine septiembre

Un beso. 

Txarly

P.D - Iba a titular este post simplemente ‘Septiembre’ pero luego el amigo Marcos me dio la idea. Gracias maestro.

1 note

MX.

by txantxez on 07/9/2014

image

México, qué país.

La contagiosa locura del DF. 

Mariachis parando coches cerca de la plaza de Garibaldi cuál travesti en un polígono de las afueras. 

- ‘¿Estos chicos musculados también son mariachis? ¿Por qué están en la calle?’ Pregunté pasando por la ‘Zona Rosa’. El taxista todavía debe estar descojonándose. 

Que te canten ‘La cucaracha’, ‘El Rey’, bailar ‘El mariachi loco’.

Que te digan continuamente ‘Jóven’ en vez de ‘Señor’ <3

'Di agarrar el bus, agarrar el taxi, agarrar el bus, agarrar el taxi'.

Tacos por la calle, tacos en un restaurante bien, tacos en un garito hipster, tacos en un mercado, tacos a 30 céntimos de euro a las tres de la mañana en Tulum. 

Por cierto, lo de comer en un mercado lo inventaron en México queridos míos, así que no os flipéis demasiado con San Ildefonso y engendros similares cuando os visitan vuestros amigos de provincias. 

La lección de historia ‘pre’ y post hispana. Que te hagan sentir a veces heredero de los españoles usurpadores y ladrones de oro. Subir escalones a 2.400 metros de altitud y recordar que tu cuerpo no está preparado para eso.

Los cientos de kilómetros de costa y agua turquesa. De los resorts de lujo con delfinario a las cabañas con ventilador a diez metros de la playa. Espero no tener que volver nunca a esos ‘cruceros de tierra’ en lo que se han convertido algunos resort. Dos días fueron demasiados días.

La maravillosa idea de poder pedir litronas en un bar, los grandes encuentros, las despedidas, los bares con música en directo sí y siempre sí. DJs pinchando Cypress Hill en castellano. Mover el Jeep cuatro manzanas para terminar en un garito pegado al anterior. Por que sí, porque si en California hay que moverse con un Mustang en México hay que moverse con un Jeep.

Los malditos ‘topes’ y esos cabezazos con el techo del Jeep si no los veías. El policía que te para porque has pasado muy rápido por el último y se da cuenta de que quizás llevabas más de tres cervezas. Sobornar a un policia en México. Check.

Picante con todo. Todo con picante. Hasta las alitas del Hooters, donde tocamos techo con la ‘Muy Macho’.

El lío que tienen montado con las cheladas, las micheladas, y demás denominaciones, que además cambian por zonas. ‘Póngame una con todo amigo’, y ya.  

Y muchas, muchas historias que no puedo contar aquí, aunque quizás un día con un par de mezcales me saquéis un par de ellas. 

Vamos, que no he visto nada y ya quiero volver para ver todo lo que me he dejado.

P.D - Un besazo desde aquí a Varis, Josune, Diego, Arcadi y Néstor por hacer de anfitriones y enseñarme todo lo que podían y más. Mil gracias. 

11 horas de autobús

by txantxez on 27/7/2014

Madrid, y tras 5 horas y media de autobús…

- Unas cervezas en el Marzana con los colegas, preciosas vistas y varios encuentros inesperados. Definitivamente ya es el Portu Zaharra de Bilbao.

- Cantar Loretxoa en la típica verbena de las fiestas del barrio más abertzale de Bilbao. Y yo con mis pantalones cortos color mostaza y gafas de pasta. 

- Visitar Somera. Visitar Barrenkale. No echar de menos las jaiak de Gorliz.

- Correr con mi hermano por la playa de Laredo.

- Vermú Yzaguirre en la terraza del castillo de los Santxez. Con sifón.

- Barbacoa con la familia al completo.

- 15 minutos flotando boca arriba en el Cantábrico.

- Mojito en la terraza, estrenando picadora de hielo y con hierbabuena recogida de la huerta de mi aita. 

- Segundo encuentro anual en Laredo con amigos que apenas ves el resto del año. Segundo año que Pedro se raja a última hora. No pasa nada, le queremos igualmente. Primer año que nos acompaña Unai tras negociar un bonofiesta.

- Otros 15 minutos flotando boca arriba en el Cantábrico.

- Otro vermú Yzaguirre en la terraza. También con sifón. Recordadme que no lo vuelva hacer. Lo de echarle sifón. Las #fotopiernas seguirán. Tenéis que quererme así.

- Otra comida en el txoko con la familia al completo.

Y otras 5 horas y media de autobús que me quedan. 

¿Que si me compensan? Espero que nunca llegue el día en el que estas 11 horas de autobús no valgan la pena. 

Besos.

Txarly.

Medio curso

by txantxez on 08/7/2014

Medio curso sin postear, nada más y nada menos, y aquí nadie dice nada. 

¿Por dónde empezamos? Por donde lo dejamos, claro. 

Empecé el año enfermo y tirado en el sofá, con fiebre y delirios. La cosa ha mejorado bastante desde entonces. La fiebre se ha ido. Los delirios también. 

La familia bien, gracias. ¡Voy a ser tío! En noviembre podré malcriar y llenar de caprichos a una pequeña criatura que se llamará Nahia, que significa ‘deseo’ en Euskera. Y mira que se ha hecho desear, la txikitxo.

Los amigos también bien. En la koadrilla hemos creado un comando de ‘Piterpanes’ que nos negamos a crecer y es todo muy raro. Y ojo, que es un comando mixto, no es el típico grupo de birrotxos. No hacemos más que planes como si tuviéramos 20 años y las resacas van en aumento. Con lo tranquilo que está uno casándonse, procreando y yendo al centro comercial.

Vivir en dos ciudades también es raro, uno tiene que mantener dos koadrillas y luego claro, están los amigos de ir a correr, los de ir a zampar, los de beber, los del wadus, los de los conciertos, los de twitter, los que se van, los que dejas ir, los que vienen, los que vuelven, los que te encuentras, los que recuperas, los que pierdes, los que te pierden. Un lío, pero son las cosas que tiene vivir en la ciudad más amigable del mundo.

De las chicas no tengo nada que decir. Vamos, que ni tengo ni quiero. Estoy tan tranquilo en este sentido que empieza a ser preocupante. No he vivido época en la que esté disfrutando más de mi tiempo, mis cosas y de los míos como ahora. Ventajas de vivir en la ciudad con los domingos más maravillosos del mundo. Igual tenía que haber hecho caso a Bowie y elegir la opción A, pero la B es mucho más divertida. Hay que hacer grandes pedidos de Fantas de vez en cuando pero afortunadamente tengo armarios grandes en casa.

Y ya que hablamos de mi ciudad, os diré que Madrid y yo hemos hecho un trato. Yo no vuelvo a pensar en largarme y ella seguirá dándome motivos para quedarme. Sigo en mi pisito, encantado de la vida, pero estoy quedando con otros a ver si consigo la tan ansiada terraza. Y entonces ya no me mueve de allí ni el Cantábrico. 

Ay, el Cantábrico. Me he escapado tanto estos meses que a veces me pregunto si lo he cambiado por mi amado botxito. Y es que desde que #casapadres se ha movido a la provincia vecina, he terminado instalándome allí hasta un despachito. Es que eso de tener txoko, un arcón lleno de víveres y unos padres con todo el tiempo del mundo para cocinar, ayuda. Tener la playa al lado también, qué narices. De aquí a tener wifi no queda ni otro medio curso.

¿Y el trabajo? Pues como nunca. ¿Que si bien, o que si mal? Pues empezamos como nunca de bien, hemos estado como nunca de mal y estaremos como nunca de bien otra vez. Cosas de la montaña rusa esta de las empresas. Google y yo cada vez tenemos una relación más rara, por un lado le pago, y por otro lado me acaba jodiendo. Soy su putita. Es como pagar a un esbirro para que te de a ti las palizas. Eso sí, sigo aprendiendo y añadiendo armas nuevas a mi arsenal. Y divirtiéndome, que es lo más importante.

También he montado un pequeño ‘pet project’ con un par de amigos. Nada ambicioso, con un objetivo muy claro, un modelo probado y una separación de responsabilidades muy clara. Me está ayudando mucho a coger fuerzas para el resto, pero creo que no he trabajado tanto desde hace años. Pronto os contaré de qué va.

Y poco más, bueno, quizás sí que un poquito más:

- El bigote dio paso a una barba. 

- Además de a Cerler, me fui a esquiar a Andorra con una gente majísima y acabé saltando pinos. Pequeños y enterrados, pero pinos al fin y al cabo.

- Me fui a comer un cocido y acabé enganchando a J. Marquez al running. 

- Me fui de fiesta al Guggenheim y acabé haciéndome un GIF

- Celebré mi cumpleaños en el Hawaii rodeado de toda esa gente de la que os he hablado antes, con un bonus de dos miembros de la koadrilla de Bilbao que estaban por Madrid. 

- Volví a esquiar, pero esta vez a Baqueira, que para una vez que me invitan no se puede decir que no. 

- Me fui a Munich con una gente con sueldos ganas de marcha y cachondeo desorbitados. ¿El plan? Beber cerveza y Jaggerbombs hasta reventar durante 3 días.

- Me compré un tocadiscos y ahora convivo con 20 vinilos. 

- Me fui a Londres, tomé cerveza en un pub de traders, vi a una banda punkrock de la época de la uni, Lía hizo crowdsurfing y fui testigo de la última hamburguesa de carne que se comió Fran. 

- Volví a Murcia como cada primavera. La koadrilla se nos ha desperdigado un poco y ya tenemos dos murcianicas. Aproveché y me pasé por mi sexto festival SOS 4.8 consecutivo.

- Me llamaron ‘empresaurio roñoso’. Creo que es de lo peor que me han llamado nunca, pero tuiter es así. Tienes que quererle.

- Me fui a Salamanca a la boda de mi amigo Jorge. Nunca pensé que sería capaz de escribir esa frase, pero sí amigos, Jorge se ha casado. 

- Después de dos paellas y un arroz con chipirones bastante notables creo que ya puedo decir que manejo bien el arroz. Eso sí, el bakalao se me sigue dando bastante mal. 

- Solté tres chorradas en Secret y en las tres me pillaron. 

- Volví al Primavera Sound y decidí cambiar el #putopop por #putohardcore y muy bien. Alojarme en un hotel al ladito del Forum también ayudó. 

- Puse un camión de Fantas a la entrada del Primavera Sound, o al menos eso dijeron en Secret.

- Me compré un billete para ir a México en agosto, así, a lo loco. Todo culpa de Varis y Diego.

- Pasé todo un domingo en una terraza en Argumosa con Currito y su gran familia. Y los que quedan. 

- Ejercí de tío durante un día en la Warner y sobreviví. Me calé hasta los calzoncillos. Dos veces. 

- Volví a Londres y además de desayunar muy bien pude tachar de mi lista a Black Sabbath, Mötorhead, Faith no More y Soundgarden. También comí una de las mejores burgers de mi vida en un foodtruck. 

- He visto en directo a H2OAgainst Me!, Me First and The Gimme Gimmes y a Waldorf Histeria por primera vez. 

- Aunque no de la brasa por tuiter, sigo corriendo 20km todas las semanas. 

- He recibido 6 cajas de Enolobox, o sea, 18 botellas de vino. Han caído ya más de dos tercios. Y las que caerán. 

- Y por fin he conseguido disfrutar de LakasaTricicloNakeima y muchos otros de una vez. Pendientes siguen Punto MX, Diverxo, pero no tardarán en caer. 

- Metí 250gr de burger en un donut.

- He subido 6 #fotopiernas a Instagram. Pascual me ha amenazado en las seis ocasiones, pero no pienso depilarme. 

Y muchas, muchísimas cosas más. ¿Y sabéis qué? Yo ya subí mi foto de pequeño antes de que se hiciera mainstream.

Un beso, 

Txarly.

2 notes

Tocar fondo. Tocar el cielo

by txantxez on 25/12/2013

image

2013. No me he acostumbrado a escribirlo y ya está en las últimas, como un atardecer. Es lo que pasa cuando uno tiene un año maravilloso. Sobre todo si el anterior fue un completo desastre. 

21 de diciembre de 2012. Bilbao. Santo Tomás. Hace aproximadamente un año. Ese es el día que toqué fondo.

A quienes no conozcáis nada de esta fiesta sólo os diré que se considera el arranque de las navidades en el País Vasco. Es una feria agrícola y ganadera que ocupa gran parte del Casco Viejo y el Arenal de Bilbao.

Prácticamente toda la ciudad se acerca al centro a tomar una sidra o txakolí y un talo con txorizo.

Además de todo eso, para mi siempre ha sido un día muy emotivo, de reencuentros con la gente que quieres y que no tienes oportunidad de ver a menudo. Cosas de vivir en Madrid, lejos de los tuyos.

Santo Tomás son besos, abrazos, sonrisas de niños, acariciar la tripa de esa amiga embarazada, brindar con ‘los viejos’ de tus amigos, sorprenderte con la serendipia de encontrarte con mucha gente que hace años, muchos años que no ves.

Es un día que desborda felicidad.

Hace poco os hablé de los anclas vitales.

El 21 de diciembre de 2012 fue uno de mis últimos anclas amargos. Fue el día que puso la guinda a un año de mierda.

No quiero entrar en detalles. Muchos habéis vivido ese año conmigo, los demás espero que perdonéis que los momentos duros los guarde para mi.

Ese día de Santo Tomás transcurrió como tantos otros años. Risas, reencuentros, sobremesa, kinito, copas… todo estuvo genial. 

El caso es que a eso de las cuatro de la mañana terminé en casa tras un día larguísimo.

Y estallé.

Había tenido algún episodio similar durante aquel año, pera aquel bajón fue tremendo. Incontrolable, inconsolable, sin razón aparente. Aquella noche conseguí quedarme seco.

Las celebraciones que siguieron tampoco fueron fáciles.

Fue mi último bajón. Desde ese día no he desperdiciado lágrimas que no hayan sido de felicidad.

No lo he sabido hasta ahora, que me he enfrentado al mismo día un año después. He vuelto a casa tras un Santo Tomás muy alegre y emotivo. similar al del año pasado y he sentido paz, seguridad y felicidad. Y os puedo confesar que las anteriores 48 horas, por razones que también me guardo para mi, han sido como una montaña rusa y han puesto a prueba esa estabilidad.

Como ya os expliqué, enfrentarme a estos anclas es mi manera de saber que voy por el buen camino, que no me estoy desviando ni tratando de atajar. Sólo se puede hacer balance si hay una referencia. Y mi referencia fue aquella noche. 

2013 tampoco ha sido un año fácil, pero en conjunto, sin duda, ha resultado maravilloso. Por muchas, muchísimas razones. Tanto en lo personal como en lo profesional. Algunas muy explícitas en este blog, otras las tendréis que leer entre líneas. Es muy posible que tú hayas sido parte de él. Si es así, gracias por estar ahí y ten por seguro que también lo serás el año que viene.

No estoy tocando el cielo ni muchos menos, pero sé que estoy mirando hacia arriba.

Para mí es más que suficiente.

Un besazo, os deseo un 2014 maravilloso. 

Foto: Death Valley (CA)

Banda sonora: ‘Better together’, de Jack Johnson.

1 note
by txantxez on 21/12/2013

Odio estas mierdas motivacionales, pero si uno de tus mejores amigos te dice que saltes, a ciegas, yo salto.

Odio estas mierdas motivacionales, pero si uno de tus mejores amigos te dice que saltes, a ciegas, yo salto.

1 note

Movember rain

by txantxez on 27/11/2013

Este es el segundo año que participo en Movember.

Sí, estamos ridículos con bigote. Sí, preferiríamos no llevarlo. Sí, sé reirme de mi mismo
pero mi humor no compensa la pérdida de atractivo,

Sí, me lo estoy pasando genial apoyando, subiendo fotos estúpidas y recaudando pasta para investigar sobre las enfermedades del hombre, principalmente cáncer de próstata
y de testículos.

Todo parece cosa de cuatro colgados echándose unas risas dejándose bigote para ir
a una fiesta a final de mes.

Todo son risas hasta que te enteras que un conocido ha tenido hoy mismo su primera sesión de quimioterapia. Todo son risas hasta que recuerdas que hace un año un gran amigo tuyo pasó meses de angustia y biopsias. Todo son risas hasta que te ves tú mismo en una camilla esperando los resultados de una ecografía que afortunadamente resultó en una simple infección de testículo.

Uno de los proyectos que Movember apoyó con dinero el año pasado fue en la Universidad del País Vasco. Este año apoyarán otros proyectos. Llevan recaudados más de 50 millónes de euros en todo el mundo. Yo sólo aporto mi granito de arena, algo de pasta y encima me lo paso en grande.

Si todavía no has apoyado la iniciativa Movember, mañana tienes una oportunidad. Vente a
la fiesta oficial que la organización monta en Madrid:
https://www.facebook.com/events/582020478531494/?ref=5

Si no te puedes pasar, todavía estás a tiempo de donar en mi equipo:
http://es.movember.com/mospace/3058781

O en mi perfil:
http://mobro.co/txarly

1 note

ÉL

by txantxez on 13/11/2013

Es él si no puedes seguirle en Twitter o Instagram porque NO TIENE.
Es él si, por fin, has ordenado tu casa porque esa noche habéis quedado.
Es él si le llamas a las 6 de la mañana para ir de after.
Es él si lo coge.
Es él si le invitas a un pincho de tortilla antes de ir a dormir.
Es él si te trae café.
Es él si te trae tabaco.
Es él si coge tu copa, la tira al suelo y te da un beso.
Es él si un día te enteras de que también estuvo en aquel concierto, hace ocho años.
Es él si te planteas ir a trabajar sin dormir.
Es, definitivamente, él, si te lo planteas más de cuatro noches a la semana.
Es él si notas que estás hablando un montón cuando le ves.
Si habla más que tú, no es él.
Si escribe ‘ola ke ase’ y te parece bien, es él.

Disclaimer: El texto obviamente no es mío, es de una buena amiga.

3 notes

Ella

by txantxez on 07/11/2013

image

- Si la sigues en pinterest, es ella
- Si compartes tu postre con ella, es ella
- Si no empiezas a escuchar la música que le gusta, no es ella
- Si la ‘stalkeas’ o sigues en 5 redes sociales, es ella
- Si vas a verla y te miras al espejo siete veces antes de salir de casa, es ella
- Si te estás planteando dejar de fumar, es ella
- Si te estás planteando empezar a fumar, es ella
- Si la acompañas a un ciclo de cortos iraníes, sin duda es ella
- Si cuando está cerca estás más tenso que Falete en un NaturHouse, es ella
- Si cuando se aleja te quedas más vacío que el congreso en víspera de puente, es ella.
- Si con tal de verla eres capaz de organizar una tarde de ‘knitting’, es ella
- Si no te la imaginas acunando a tus hijos, no es ella
- Si le presentarías a tus padres mañana, es ella
- Si es un ‘sí pero es que…’, no es ella

¿Alguna valiente que coja el testigo para escribir sobre ‘Él’?

4 notes

Personas que NO

by txantxez on 03/11/2013

image

Disclaimer: Si te identificas con alguna de ellas o te viene alguien a la cabeza, es tu problema, no el mío.

- Los babosos con las mujeres. O con los hombres.

- Moderno sin criterio que se sube a al carro del indie coñazo por puro postureo.

- La gente que no tiene ni idea ni ningún criterio musical y sólo escucha radiofórmula.

- La incontinencia verbal. El silencio es bello. Lo peor que puedes ser en esta vida es un brasas.

- Pusilánimes haciendo carrera política que no han trabajado en la empresa privada en su vida

- Mamporreros de empresa americana, despreciando el producto nacional. 

- Desarrolladores pedantes que se creen por encima del bien y del mal. No sois cirujanos, hay muchas maneras de hacer una misma cosa, y la vuestra no tiene por qué ser la mejor para el objetivo final.

- Ignorantes dando clases y consejos de ‘emprendimiento’ que no han montado una empresa ni han pagado una nómina en su vida.

- Emprendedores jóvenes cumpliendo todos los estereotipos que se puede esperar de ellos, sin saber que la ambición no está reñida con la humildad ni tiene por qué casar con la arrogancia.

- Los blogueros brasas. Los tuiteros brasas.

- Charlatanes de medio pelo que no han hecho nada en su vida y no se callan ni debajo del agua.

- La gente brillante que hace cosas increíbles y no las cuenta.

- Oportunistas con audiencia y la la cara de cemento que toman partido por empresas de las que son parte interesada.

- Los gastrocanaperos o influencers de medio pelo.

Besis.

5 notes